Si no pagas por un producto, es probable que el producto seas tú. Esta premisa se ha ido amplificando en noticias e informaciones de medios a nivel global, y la aplicación que mezcla música y video TikTok no es la excepción, más bien es evidencia clara de que la afirmación inicial es hoy parte de nuestra vida cotidiana.

Esta red social que tiene sus orígenes en China (Douyin, creada en 2016) se basa en la grabación y difusión de videos de un máximo de 15 segundos de duración –mayoritariamente en formato selfie-, en el que el usuario dobla una canción de fondo (lypsinc).

Todo parece muy simple, pero al momento de bajar esta aplicación es necesario aceptar sus políticas de privacidad y términos de uso, entregando de esta forma –con un click- el consentimiento para compartir con la compañía gran cantidad de información personal, y no sólo del usuario sino de sus contactos.

El tema adquiere ribetes más complejos si se piensa que la red es la de moda entre la generación “post-millenials”, es decir, los nacidos a partir del 2003. Lo anterior, dado que se manejan datos de menores entre 13 y 17 años, los que según el Consejo para la Transparencia (CPLT) deben tener un mayor resguardo.

“La protección de datos (imágenes u otro tipo de información personal) de niños, niñas y adolescentes, merece una protección más intensa, ya que pueden ser menos conscientes de los riesgos, consecuencias, garantías y derechos que tienen sobre sus datos personales”, enfatiza el presidente del CPLT, Jorge Jaraquemada.

En Chile el tema es complejo, explica el representante del Consejo, dado que “ĺamentablemente en el país la ley de protección de datos personales que es de 1999 no es adecuada para las situaciones que se nos presentan hoy, por ejemplo en relación a estas plataformas, dejando en la desprotección absoluta ante abusos con mi información personal, inclusive cuando involucra a niños, niñas y adolescentes”.

Además de la gran cantidad de datos personales que recopila la aplicación –nombre, edad, correo electrónico, localización, redes sociales vinculadas y contactos asociados a ellas, IP de los dispositivos-, cuenta con un sistema de mensajería completamente abierto, lo que a juicio del CPLT constituye una brecha de seguridad al permitir la difusión de comentarios ofensivos dirigidos a niños, niñas y adolescentes y genera oportunidades para situaciones de cyberbullying, acoso u otras conductas de riesgo que pueden afectar a los usuarios.

En la actualidad, TikTok permite que mayores de 13 años –de acuerdo a lo establecido en sus políticas de privacidad-, bajen la aplicación y puedan crear un perfil de usuario sin autorización de sus padres o representantes legales. Esto, a juicio del titular del CPLT “abre una puerta a la recepción de mensajes anónimos o a la posibilidad de contactos por personas que no conocen, generando riesgos de exposición a situaciones de acoso, cyber bullying de sus pares o al grooming”.

El análisis del CPLT que será el organismo a cargo de velar por la aplicación de la normativa y sancionar en caso de incumplimiento –acorde a lo aprobado por la Comisión de Constitución del Senado en el marco del proyecto de ley de modernización de la normativa sobre protección de datos personales-, mostró que TikTok también autoriza el uso de datos sobre localización permitiendo así conocer trayectorias, tiempos de traslados y lugares que frecuentan sus usuarios.

“Crear conciencia a partir de usos reales de la tecnología, es una de las cuestiones que buscamos desde Consejo para la Transparencia, y esta aplicación nos muestra que para pasar un buen rato tu hijo puede estar entregando más información que la que nos piden en muchos trámites”, sostiene el representante del Consejo.

Así también se debe tomar en cuenta que algunas conductas de los usuarios permiten acceder a información personal cuya difusión no fue deseada. Muchas grabaciones se hacen en habitaciones o lugares cerrados, es decir, no permiten reconocimientos a simple vista. Sin embargo, hay videos que quedan disponibles en la plataforma en la que se podría identificar la localización del domicilio del usuario.

Fue lo que ocurrió en el caso de la popular Ignacia Antonia, una de las exponentes con más seguidores de esta red social en Chile, la que difundió imágenes del condominio en el que reside, lo que permitió a un número de fans identificar el lugar y visitarla en su domicilio particular para fotografiarse con ella.

Cuestionamientos por uso ilegal de datos de menores

En países donde la normativa que protege los datos personales está más avanzada, aplicaciones como TikTok han enfrentado investigaciones similares por manejo de información de niños sin la autorización explícita de los padres.

Ocurrió en el caso de una plataforma que precedió a TikTok y que esta última compró para fusionarse con ella. La compañía Musical.ly fue multada en Estados Unidos por la Federal Trade Comission (FTC) -por cerca US$ 5.7 millones de dólares- al establecerse que recolectaba de forma ilegal datos personales como el nombre, cuenta de correo, imágenes y localización de niños tras no poder comprobar la autorización de sus padres. Tras ello, TikTok incorporó en la aplicación un apartado para limitar el ingreso a mayores de 13 años de edad.

Jaraquemada, comenta que en casos como estos en Chile “la desprotección es mayor que en Europa o en otros países en que la normativa que resguarda los datos personales está actualizada”.

“Se han abierto investigaciones en Euopa en contra de TikTok y una compañía con la que se fusionó fue multada en Estados Unidos por uso de datos personales de niños sin autorización de sus padres o representantes. Se trata de datos que deben contar con mayores resguardos por tratarse de datos sensibles”, agrega.

TikTok podría enfrentar un problema similar en Inglaterra a partir de la entrada en vigencia el Reglamento Europeo de Protección de Datos Personales (GDPR en sus siglas en inglés). En este caso, medios de comunicación informan que la agencia a cargo de hacer cumplir la ley sobre protección de datos ICO (Information Commissioner’s Office) inició una investigación por motivos similares a los esgrimidos por la autoridad en Estados Unidos en contra de Musical.ly, e involucraría también cómo el sistema abierto de mensajería en el que se basa TikTok permite a cualquier adulto comunicarse con niños, niñas y adolescentes en la plataforma, sin vigilancia o conocimiento de un adulto.

Fuente: biobiochile.cl