Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 40% de la población urbana tiene síntomas de rinitis en algún momento y cerca del 15% tiene antecedentes de asma, lo cual se incrementa durante estas fechas teniendo un gran impacto en nuestro descanso y calidad de sueño.

“La rinitis alérgica genera congestión nasal, mucosidad acuosa y estornudos, lo que hace que el paciente pueda tener una mala ventilación y falta de oxigenación de las vías respiratorias al dormir”, explica Rodrigo Cataldo de la Cortina, Otorrinonaringólogo de Clínica Somno.

“Esto no permite tener un sueño profundo y reparador, siendo la congestión nasal uno de los síntomas que puede aumentar los ronquidos y los cuadros de apneas del sueño”, agrega.

Para reducir el riesgo de sufrir alteraciones en el sueño por causa de las alergias, el centro especialista en Medicina del Sueño, entrega algunos consejos que ayudarán a dormir mejor:

1. Ventila el dormitorio.

Con períodos breves de ventilación, cinco a diez minutos, se puede eliminar la presencia de los alérgenos que se encuentran en el lugar.

2. Evita dormir con mascotas.

Los animales generan una especie de caspa llamada epitelio, que puede aumentar los cuadros alérgicos, impidiendo que podamos descansar debidamente.

3. Mantén limpia la ropa de cama.

Se aconseja lavarla con agua caliente y evitar secarla al aire libre, sobre todo cuando los niveles de polinización están altos.

4. Reduce la humedad en la habitación.

Evita guardar ropa húmeda o tener presencia de plantas ya que aumenta la humedad ambiental, lo que favorece la creación de ácaros.

5. Despeja la habitación.

Todos los alérgicos a los ácaros del polvo deben evitar todos los elementos innecesarios que ayudan a acumular microorganismos como son los peluches, cojines, repisas con excesos de libros, adornos y alfombras.

A estos pequeños cambios en nuestra rutina diaria, se suma la toma periódica de medicamentos que permitirá reducir la posibilidad de sufrir síntomas de alergias mientras dormimos y mejorar nuestra calidad de sueño y descanso.

 

Fuente: biobiochile.cl