Crédito: IVÁN CANELAS/AFKA/AGENCIAUNO

Evo Morales anunció este domingo su renuncia como Presidente de Bolivia, tras tres semanas de protestas contra su polémica reelección y tras perder el apoyo de las Fuerzas Armadas y la Policía.

“Nuestro gran deseo es que vuelva la paz social (…). el mundo entero que sepa cómo grupos oligárquico conspiran contra la democracia”, declaró Morales en su discurso de renuncia.

Renuncio a mi cargo de presidente para que (Carlos) Mesa y (Luis Fernando) Camacho no sigan persiguiendo a dirigentes sociales“, agregó Morales a través de la televisión, aludiendo a los líderes opositores que convocaron protestas en su contra, desatadas el día siguiente de los comicios del 20 de octubre.

En su declaración, que dio junto a su vicepresidente, Álvaro García Linera, Morales dijo también que “mi pecado es ser indígena“.

Asimismo, García Linera anunció que él también renunciaba al cargo. “El golpe de Estado se ha consumado”, expresó el vicepresidente.

Morales, quien renunció tras 14 años en el poder, lo hizo en medio de una profunda crisis desatada por diversas denuncias de fraude en las elecciones realizadas el pasado 20 de octubre.

Cabe consignar que durante la tarde de este domingo los jefes de las Fuerzas Armadas y de la Policía de Bolivia habían solicitado al ahora exMandatario su renuncia.