Estudio no encontró COVID-19 en paquetes de supermercados

594

Los conocimientos que vamos adquiriendo acerca del nuevo coronavirus avanzan a una velocidad asombrosa. No solamente estamos aprendiendo acerca del modo en que el virus ataca al organismo y de las múltiples formas en que se manifiesta, sino también de sus características propias y únicas.

Varios experimentos han revelado, por ejemplo, que el virus puede permanecer en forma viable hasta por 72 horas sobre acero y plástico, 24 horas en cartón y cuatro horas sobre superficies de cobre.

Esos mismos experimentos revelaron que el virus puede permanecer suspendido de forma viable en un aerosol hasta por tres horas.

Esos hallazgos hicieron que todos extremáramos precauciones al manipular objetos que pudieran estar contaminados con el nuevo coronavirus. Entre esos objetos, están los diversos productos adquiridos en un supermercado.

En consecuencia, algunas familias adoptaron la práctica de poner las compras –sobre todo aquellas que no necesitan refrigeración- en una “cuarentena” de un día fuera de la casa y luego limpiar concienzudamente cada paquete, cada frasco e incluso cada fruta fresca con una solución desinfectante. Todo esto con la intención de evitar contagios, bajo la premisa de que esos productos podrían estar contaminados con coronavirus.

Recientemente, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) de España dio a conocer los resultados de un interesante y simple estudio que demostró que los paquetes del supermercado no contienen virus en su superficie.

Para realizar su investigación, durante la última semana del mes de abril, la OCU compró 66 productos de primera necesidad en 10 supermercados de ocho cadenas de distribución en cuatro ciudades atacadas por el nuevo coronavirus: Madrid, Barcelona, ​​Vitoria y La Coruña.

Entre los productos estaban diferentes marcas de harina, chocolate en tableta, bolsa de papas fritas, barra de pan, cerveza en lata, manzanas a granel, paquete de yogures, ensalada envasada, tortilla de patatas, carne empaquetada, salmón ahumado, y papel higiénico.

Los productos se escogieron por haber experimentado un incremento de su demanda durante el periodo de confinamiento, que se venden utilizando diferentes tipos de envases: cartón, plástico, poliestireno y aluminio, con diferentes formas, y algunos de difícil limpieza como bolsa de papas, bolsa de ensalada y barra de pan, entre todas.

Las compras se hicieron respetando las medidas de precaución que un consumidor debe cumplir en el supermercado, introduciendo luego cada producto, en una bolsa individual de plástico para evitar una posible contaminación cruzada.

Cada muestra fue examinada haciendo pasar un hisopo estéril sobre la superficie del producto y haciendo la prueba PCR -molecular o genética- para descubrir el virus.

Los resultados demostraron que ninguno de los 66 productos demostró tener el virus en su superficie.

Este estudio puede contribuir a aliviar en algo la ansiedad que siente mucha gente, pensando que los productos que compra en el supermercado podrían estar contaminados.

Es posible que el hecho de que ningún paquete haya mostrado tener virus en su superficie refleje el buen trabajo de los empleados, pero también demuestre que la posibilidad de que los productos se contaminen es extraordinariamente baja.

Hasta el momento no se ha demostrado que el contagio del nuevo coronavirus sea por vía digestiva, por lo que manipular los objetos comprados en el supermercado y lavarse las manos podría ser suficiente para prevenir cualquier posible contagio.

La información forma parte del podcast Coronavirus: Realidad vs. ficción con Dr. Elmer Huerta.

 

Fuente: cnnchile.com