Terapias de reemplazo hormonal para la menopausia pueden incrementar riesgo de cáncer

282

Ante la llegada de la menopausia, las mujeres viven un proceso en el que experimentan diversos cambios, por la disminución del estrógeno y progesterona, y el cese definitivo de la menstruación.

Para paliar algunos síntomas molestos que conllevan este momento en la vida de la mujer, como los llamados calorones y la sudoración, muchas han recurrido por décadas a las llamadas terapias de sustitución o de reposición hormonal (HRT), según indica la Asociación Americana del Cáncer.

El tratamiento puede ser en pastillas, geles, parches o cremas y también es conocido como terapia hormonal postmenopáusica (PHT). En todo caso, tal y como refieren algunos estudios, esta alternativa puede conllevar más consecuencias que beneficios.

Menopausia y reemplazo de hormonas

Los investigadores de la Universidad de Oxford, en Reino Unido, determinaron por medio de un estudio, que la HRT incrementa dos veces las posibilidades de desarrollar el cáncer de mama, informó BBC Mundo.

De hecho, los expertos académicos que participaron en el estudio de 2019 calculan que un millón de casos de este tipo de cáncer podrían haber sido causados por la terapia en países occidentales desde el inicio de la década de los noventa.

El estudio determinó que seis de cada 100 mujeres, de entre 50 y 69 años, podrían desarrollar cáncer de mama, aún sin tomar la terapia de reemplazo hormonal. Pero esta cifra aumentaría 8/10 si consumen estrógeno y progestágeno (hormona sintética que estimula la progesterona).

El mito sobre la terapia

Según refiere la investigación publicada en la revista The Lancet, los casos de probabilidades de cáncer también están vinculados al consumo combinado de las hormonas o a su aplicación de manera intermitente. Por ejemplo, si solo se consume estrógeno, se aumenta el riesgo de cáncer de útero.

Valerie Beral, profesora de la Universidad de Oxford e integrante del equipo de investigación, negó que la terapia hormonal para la menopausia sea menos riesgosa si se consume antes de los 50 años. “Y este es un mito que está realmente bastante extendido”, dijo.

Gillian Reeves, también profesora de la institución, advirtió que no se quiere alarmar a las mujeres, pero tampoco darles falsas seguridades. “Lo que esperamos es que las mujeres usen esta información para tomar una decisión mucho más informada sobre si quieren empezar a tomar TRH o continuar tomando TRH”, sostuvo.

Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

 

 

Fuente: meganoticias.cl